Actuaciones

Post

OREJA PARA INICIAR

Después de la despedida de Pablo Hermoso de Mendoza el pasado viernes de esta misma plaza, en esta tradicional matinal de rejones llegaba su heredero en los ruedos, Guillermo Hermoso de Mendoza, con un ambiente mucho más de “a caballo”.

Una mañana de muy buena temperatura en la que Guillermo esperó a su primero montando a JIBARO. Salió el de Bohórquez muy despistado buscando las tablas, hasta que se fijó en el caballo y aunque al principio le costó el no salir d nuevo hacia su querencia, el buen hacer del jinete lo mantuvo en los medios con redondos de la grupa. Le colocó un rejón de castigo que juzgó suficiente y a partir de aquí el toro cambió para bien, embistiendo con buen son y buscando siempre al caballo. Eso sirvió y mucho para el espectáculo donde BERLIN escribía el guión y el de Bohórquez lo interpretaba. Eso sí, un guión que llevó de toro, por todos los terrenos de la plaza y siempre con una perfecta simbiosis entre ambos animales. Con BERLIN en estado de gracia, comenzando con un templado galope de costado que remató en un imposible trincherazo del que el toro todavía lo está buscando. Un latigazo de grupa con el que el caballo despareció al instante de la trayectoria del toro. Continuó un espectáculo de hermosinas y cambios de grupa, intercalando banderillas llegando desde lejos, reunidas en el estribo. Un tercio perfecto con una lidia perfecto que continuo el elegante ESENCIAL con dos rosas dando el pecho y un ceñido par a dos manos todo en lo alto del morrillo. Entró a matar con verdad y dejó medio rejonazo que parecía podía resultar suficiente. No fue así y Guillermo tuvo que descabellar hasta en tres ocasiones, emborronando un triunfo que era más que merecido. Fuerte ovación del público que saludó desde el tercio con cierta amargura interior por no haber rematado una obra tan excelsa.

La oreja caería en el sexto, un toro muy parado y con muy poca transmisión con el que la voluntad de Guillermo se fue estrellando poco a poco. Buen toreo de salida con el toro dando de sí lo poco que dio y con un JIBARO llevándolo muy pegado y dejándole el castigo justo para las fuerzas que se le aventuraban. Con BASAJAUN lo provocó una y otra vez y conseguía pequeñas carreras, pero escasas de transmisión y siempre haciendo todo el caballo. Todavía se agudizó ese esfuerzo más con MALBEC para poder realizar piruetas en la cara y con emoción, consiguiéndolo tras porfiar varias veces. Lo mejor vino en el tercio final con ESENCIAL colocando una rosa y sobre todo un gran par a dos manos que reunió en el mismo estribo. El público agradeció el esfuerzo y premió la mañana que había tenido Guillermo con un trofeo que igualaba una contienda donde por su primera faena, debería haber abierto la puerta grande.