Actuaciones

Post

DEBUT DE PUERTA GRANDE

Cartel inédito el que se presentaba en Tomelloso con motivo de sus fiestas patronales. Los dos Hermoso de Mendoza con el castellano manchego Juan Manuel Munera, se enfrentaban a toros de Francisco Romao Tenorio.

Puerta grande que ya tenía abierta Guillermo desde el buen tercero. Un toro bravo desde que saltó al ruedo, que JIBARO lo esperó en largo, para poco a poco irle frenando el galope y terminar con el toro enroscado en la cola toreando en redondo. Un solo rejón de castigo marcando perfectamente los tiempos para dar paso a la nueva sinfonía torear de BERLIN. Con un toro que embestía, que se vaciaba, BERLIN disfrutó e hizo disfrutar de los galopes de costado, milimétricos, pegado al toro por la cola para luego dar esos pequeños toques de cola, abanicando el aire como si fuese una muleta para ir haciendo cambiar al toro su galope. Es pura delicadeza ver los movimientos de BERLIN cuando tiene un toro de estas cualidades. Luego salió ECUADOR, que había pasado un bache en los dos últimos festejos. Un problema de encontrarse con un toro que no el obedece y no poder hacerle recuperar la confianza trabajando en casa. Eso sucedió en Antequera y al día siguiente en Cuenca el caballo estaba muy desconfiado. Dos días de trabajo en casa y el caballo volvió a su mejor nivel. Dos banderillas en los medios, atacando y quebrando en la misma cara, poniendo a le gente en pie, sobre todo con una primera banderilla en la que el toro casi rozó al caballo por la justeza de la misma. Tres cortas y dos rosas fueron el colofón de banderillas con un CORSARIO, totalmente volcado sobre el testuz, colocando el morrillo siempre al alcance de su jinete y dándose el arrimón necesario para que Guillermo finiquitase al astado de un rejonazo fulminante al segundo intento.

El sexto, también fue un buen toro, pero se paró muy pronto. Los mejores momentos vinieron en los primeros momentos de la lidia con un MARTINCHO, recuperando las sensaciones de viejos caballos de la cuadra de su padre como GIRALDA, LABRIT o el anterior MARTINCHO. Atacando desde lejos, de “praca a praca”, reuniendo en los medios y con un leve quiebro salir para dejar el rejón sobre el lomo. Caballo único por su valor y forma de enfrentar al toro, esta tarde se la volvió a jugar en dos rejones de castigo donde la ventaja siempre es del toro. Luego DISPARATE pudo disfrutar de los últimos galopes del toro y lo pudo llevar de costado y con hermosinas, ahora más físicas, pero igual de meritorias y valoradas. Un DISPARATE que colocó os banderillas recibiendo al toro que fueron lo máximo de ajuste. En la primera el palo le cayó bajo a Guillermo después de una reunión perfecta e imposible de superar. En la segunda la colocación fue perfecta. Aquí vino ya el bajón del toro que con INDICO se convirtió en un quiero y no puedo. Mucho llegar pero todo a toro parado, haciendo todo el caballo pero sin el premio de la emoción. Igual sucedería con el último tercio, con CORSARIO y Guillermo haciéndolo todo, descolgándose en banderillas cortas, largas a dos manos o en la suerte del teléfono, pero ya la emoción no era la misma porque el toro estaba muy parado. Eso tampoco ayudó a la hora de finiquitarlo y los posibles trofeos se esfumaron por un pinchazo y por los posteriores descabellos pie a tierra.