Actuaciones

Post

OTRO TRIUNFO RELEVANTE

Después de cruzar España de punta a punta, desde el Mediterráneo andaluz de Málaga, hasta el vasco Cantábrico de San Sebastián, Guillermo Hermoso de Mendoza volvió a dejar su bandera de triunfo en un nuevo coso de primera categoría como es el de Illumbe en la capital guipuzcoana. Dos días, dos citas muy exigentes y dos triunfos de salida a hombros para el joven centauro que está cuajando una majestuosa temporada enlazando triunfo tras triunfo.

El cansancio del viaje no pareció hacer mella ni el torero, ni por supuesto en los caballos que tras casi catorce horas de viaje, llegaban a San Sebastián para dar la medida de las estrellas que son. Tuvieron la suerte, que siempre se agradece de topar con un primer toro con mucha calidad, bravo y que les permitió lucir en todo su esplendor. Un toro que pronto se fue por JIBARO, para encelarlo con la cola y meterlo en la “buchaca” de su peluda muleta. El toro no paraba de embestir y esos primeros compases ya dejaban ver a las claras lo que íbamos a ver. Dos rejones de castigo, de perfecta ejecución y colocación, dejaron al toro atemperado y templado para banderillas, donde Guillermo apostó por EXTRAÑO y desde luego que acertó. Los caballos, como todo en esta vida, necesitan oportunidades y continuidad y EXTRAÑO está demostrando día a día que está en el camino correcto para llegar a ser un caballo estrella. Con la calidad que el toro tenía, el caballo lució un repertorio poco habitual (casi siempre sale al toro menos propicio). Galopó de costado llevando al toro muy medido e incluso se metió por los adentros rematando los galopes y reiniciándolos en la dirección contrario, llevando al toro cosido a la cola. Una gran tarde del caballo negro que remató su labor con dos banderillas de poder a poder. Cambió de cabalgadura Guillermo y dio entrada a ECUADOR, para aprovechar la larga y franca embestida del Capea. La emoción de los embroques se palpaba en los tendidos que aguantaban la respiración hasta que el caballo salía de la suerte con un quiebro en la cara. Hasta tres embroques, para dejar dos banderillas en lo alto dieron pie a una auténtica apoteosis en los tendidos que ya perecían adoptar a Guillermo con el mismo cariño y entrega que mostraron siembre con su padre. No bajó de intensidad la faena con CORSARIO, otro caballo que está alcanzando unos niveles incluso superiores a lo que apuntaba y con el que las cortas no tienen respiro, llegan sin solución de continuidad y en apenas una vuelta Guillermo coloca las tres, todo ello antes de descolgarse sobre el testuz en la suerte del teléfono. Había que certificar la obra con el final y nuevamente Guillermo estuvo acertadísimo con la hora de peral. Rejonazo en lo alto y los pañuelos que inundan las gradas de Illumbe, sin importarle a nadie que fuera el tan temido abre plaza, ni siquiera al presidente que atendió con buen tino el gran parecer del público. Dos orejas y la puerta grande ya abierta de par en par.

Después de actuar Guillermo y de comprobar el estado del piso de la plaza, -muy complicado para los toreros por lo suelto de su arena y más tras la actuación del jinete-, se propuso por parte de Guillermo actuar en sexto lugar para facilitar a los otros dos actuantes el arreglo del piso. Se accedió a ello y Guillermo en lugar de actuar en cuarto lugar, cerraría plaza ante un toro mucho más áspero que el anterior. Desde el primer instante el astado ya mostró sus complicaciones, siempre reservón y pegando taponazos en el último instante. Eso dificultó bastante este tercio a ALQUIMISTA que en manos de Guillermo tuvieron que actuar con mucha cabeza para dejar los rejones de castigo. BERLIN comenzó con tranquilidad, midiendo las embestidas del toro, metiéndolo poco a poco en faena y lo consiguió, llegando a firmar el pasaje más importante de la tarde cuando lo enceló en la cola y le fue toreando con toques de grupa de lado a lado durante más de media vuelta. El público encantado vibraba con BERLIN y Guillermo que volvían a alcanzar los niveles de la primera faena, ahora con un toro mucho más difícil. BERLIN levantó la tarde y cuajó dos perfectas banderillas llegando a la misma cara del toro y saliendo con limpieza. Con esta premisa, salió ILUSION que como si sospechase el nivel sus compañeros, cuajó una faena perfecta, lidiando de costado sobre sus pasos, metiendo la cara entre los pitones en un emocionante tez a tez y clavando en el estribo en cada reunión. Un canto al buen torero, aguantando derrotes y violencia que lanzaba el toro y que casi nunca llegaban a tocar la piel del caballo. La faena continuó por los derroteros de la calidad con un ESENCIAL majestuoso en las dos rosas que colocó, la segunda de ellas en terrenos imposibles por lo cerrado del toro, y el posterior mar a dos manos de muy buena ejecución y colocación. Mató en la suerte de caras, atacando de lejos y pinchó en la primera ocasión, dejando un rejonazo arriba al segundo intento. Parecía definitivo pero el toro se amorcilló y necesitó utilizar el descabello.

Importante actuación de Guillermo en un feudo que no se caracteriza por que sea fácil de triunfar y donde de no ser por el rejón de muerte en su segundo toro, hubiera firmado un pleno de apéndices.