Actuaciones

Post

NUEVO TOQUE DE ATENCIÓN

Un festejo que para Guillermo comenzó enfrentando a un precioso berrendo en colorado que salió de chiqueros sin prestar atención alguna a ALQUIMISTA. Se cruzaban en su camino y le trataban de provocar la embestida, pero todo era inútil, hasta que Guillermo en uno de esos relances con mucha sapiencia dejó el primer hierro sombre el morrillo de este Loquillo y el toro ya comenzó a tener algo más de fijeza en el caballo. No fue mucha, porque el toro siempre destacó por su nobleza, pero también por una pizca de sosería, no tuvo nunca continuidad en la embestida. Fue una faena muy lidiadora de Guillermo, en la que todos los caballos tuvieron que hacer de auxiliadores para poner al toro en suerte y poder realizar las reuniones, que por otra parte, estaban ausentes de recursos. El toro no permitió apenas galopes de costado o piruetas en la cara por su apatía. Así EXTRAÑO, INDICO y CORSARIO trabajaron para lucir y poder hacer una faena muy trabajada y sobre todo muy bien finalizada con el rejón de muerte, para obtener una oreja de mucho peso y de mucho sudor.

El quinto sí fue un toro colaborador y Guillermo lo pudo gozar de punta a rabo. La alegría que mostró de salida, la cuajó con JIBARO, parando al toro en redondo, con precisos círculos en los medios que hacían al astado rebosar la embestida por la grupa del caballo. La conexión con el tendido comenzó pronto y los olés al ritmo de los giros iba ya acompasado. Un solo rejón de castigo recetó Guillermo y es que quería toro para lo que quedaba de faena y aprovecharlo primero con BERLIN, esperado y disfrutado en todo su esplendor, porque apenas piso el albero el astado estaba encelado y cosido a su cola para recibir el primer trincherazo de la tarde. El toreo de costado continuaba y entre medio se intercalaban las banderillas atacando de poder a poder y clavando al estribo. El toreo se había puesto caro y llegaron las hermosinas en forma de suaves toques con la cola, todo ello ante el regocijo de la gente. El toro continuaba embistiendo alegre y ahora era ILUSION quien vaciaba cada una de las embestidas del astado a lo largo de su cuerpo. Un arco parecía el caballo y el toro la flecha que saltaba de su estribo. Todo era un uno y la faena seguía por muy altos vuelos. Tras esto tocaba la pega de los Forcados de Aposento de Chamusca, que tras pegar al primer intento, dieron paso a ESENCIAL y otra obra de arte en forma de último tercio. Llevar la PH en la grupa, ya te da un plus de clase y por eso ese último tercio tiene que ser distinto para ESENCIAL. Porque la colocación de las rosas y las banderillas a dos manos son siempre dando el pecho y marcando perfectamente los tiempos y la suerte de matar ya está totalmente dignificada, atacando de lejos, reuniendo en los medios y clavando hasta la bola. Majestuoso final para una nueva obra de arte de Guillermo Hermoso de Mendoza, que vuelve a conquistar otra plaza de las de máxima categoría como la de La Malagueta de Málaga.