Actuaciones

Post

APOTEOSICO DEBUT

Ambientazo por todo lo alto en la más que centenaria plaza de toros de Bocairent. Una joya arquitectónica excavada en una roca y que es la más antigua de toda la comunidad valenciana con ciento setenta y nueve años de vida. Lo reducido de su ruedo y la forma de embudo de su construcción le da un ambiente especial, una acústica única, donde la Banda de música suena a maravilla y donde los olés y la entrega del público tiene un color único y especial.

Cuando a todo eso se le conjuga una tarde como esta con la fiesta de la alternativa de un torero paisano como Pablo Donat, el regreso a tierras valencianas y uno de sus toreros favoritos como es Pablo Hermoso de Mendoza y con la presentación en la provincia levantina de su hijo Guillermo Hermoso de Mendoza, el éxito en la entrada ya es un hecho. A eso añadimos la gran corrida y excelentemente presentada que trajo desde Portugal el hierro de Romao Tenorio, hace todo ello que la ecuación final se un éxito rotundo. Los rejoneadores y el ganadero a hombros después de repartirse diez orejas y dos rabos.

Guillermo también pinchó una gran labor en su primero, pero fue solo un pinchazo y las buenas sensaciones vividas durante la lidia hicieron que se le concedieran dos orejas. Otro toro al que hubo que dar su lidia de salida y ante el que JIBARO mostró su maestría y su buen hacer. El segundo tercio recayó en EXTRAÑO que tan buenas sensaciones está dejando en estos últimos festejos. Toreo de costado, pero sobre todo brilló en la cara del toro, en terrenos de los pitones donde asomaba su cabeza para enfrentar al toro.  Cerró con ESENCIAL con res cortas, un par a dos manos y el rejón final.

La apoteosis llegó en el quinto, otro gran toro de Romao Tenorio al que lidio y reunió con la verdad que imprime a sus movimientos MARTINCHO. Dos reuniones, dos rejones de castigo y mucha verdad y riesgo en cada uno de los movimientos del caballo. Comenzó las banderillas con los quiebros de ECUADOR, llegando muy de frente a un toro que venía franco para realizar el embroque en los medios. Dos banderillas y alguna pasada más simulando la suerte que caldearon el ya de por sí caliente tendido. Fue ILUSION el que cerró el tercio con una gran labor y cambiando ahora la lidia más explosiva de ECUADOR por la más pausado de ILUSION. Un cierre perfecto y de gran nivel artístico para el tercio de banderillas largas y cambiar a CORSARIO para colocar hasta cuatro de las cortas y como aquello era una fiesta que nadie quería acabar, dos rosas más con el beneplácito de la autoridad. Cerró con un rejonazo sin puntilla y los máximos trofeos cayeron en las manos del rejoneador navarro.