Actuaciones

Post

FAENÓN SIN REMATE

Tercer paseíllo para Guillermo Hermoso de Mendoza en la plaza de toros  de Vista Alegre de Bilbao y vigésimo octavo para su padre Pablo, solamente sin contar los realizados dentro del Aste Nagusia bilbaíno.

Guillermo con su primero ealiz+o la faena de la tarde a un extraordinario toro de Bohórquez. Posiblemente una de las faenas de la temporada para el joven estellés que le privó de trofeos cuando echó pie a tierra y agarró el descabello. Una pena porque a caballo había sido la faena soñada, con el toro soñado y con unos caballos en estado de gracia. Paró con JIBARO de forma magistral, porque al igual que todos los toros de la tarde, salieron con mucho celo y bravura. El caballo lo fue mimando, suavizando y dejándolo a modo para que los banderilleros equinos lucieran. Un solo rejón de castigo y paso al rey BERLIN, que desde el primer instante se encargó de poner al tendido boca a bajo. No llevaba apenas unos segundos en el ruedo y el toro ya era suyo, pegado a la cola, embebido en hermosinas cambiantes y en galopes de costado rematados de forma ajustadísima por los adentros y con banderillas en los medios en el mismo estribo. Todo lo que hacía tenía sentido. Si lo llevaba de costado a un terreno era para poder realizar allí la reunión, luego lo cambiaba ahora con hermosinas y nuevo palitroque. BERLIN, lidió y lució en su máxima expresión y dejó el terreno calientito para otro caballo como ECUADOR que con el primer embroque sin clavar ya dejó la tarjeta de visita de lo que iba a realizar. Dos banderillas con el suspiro en los tendidos, con la emoción contenida hasta verlo salir de unas reuniones muy complicadas, pero limpias en todo momento. Labor de gloria rematada por ESENCIAL con dos rosas llegando al astado y sobre todo con un magistral par a dos manos, rematado en el estribo y clavado en lo alto el lomo, incluso con susto incluido por un resbalón del caballo sin consecuencias. Para rematar, Guillermo se aparta del toro, lo ataca desde lejos llegando muy despacio para llegar al astado y enterrar el rejón hasta la bola. Guillermo salta, el público se entrega….pero el toro no dobla. El rejón debía de estar contrario y el efecto no fue suficiente. Pie a tierra y el desastre con el descabello…..Una pena porque la faena era de puerta grande y de altos, muy altos vuelos.

Todo quedaba para el sexto y pronto la cosa comenzó a torcerse porque el toro titular salió un tanto descoordinado y a medida que avanzaba la lidia el astado presentaba más endeblez y se caía varias veces a la arena. Fue devuelto y salió el sobrero, un marmolillo que dejó pronto sus credenciales realizando un primer tercio huidizo y sin encelarse en el caballo hasta que sintió el primer rejón. MARTINCHO lo estuvo provocando hasta entonces pero nada de nada. Fue en un relance, en una pasada por allí, cuando Guillermo enterró el primer hierro y aquí fue cuando dio lo único que dio de sí. Una carrera detrás del caballo y se terminó todo lo que el toro quería o podía dar. Luego ya todo fue un quiero y no puedo, aunque llegue y se esfuercen como hicieron DISPARATE y sobre todo ILUSION, dando el pecho continuamente y girando y metiendo la cara en los pitones de un astado totalmente marmolizado. La explosividad de CORSARIO con las cortas volvió a despertar a un público que desde el tercero estaba con Guillermo y querían ver triunfar al mejor toreo de la tarde. Volvieron a conectarse, pero el rejón de muerte les volvió a dar un baño de la realidad que el toro había planteado desde que saltó al ruedo. Nueva ovación para Guillermo que no podía disimular su tristeza tras haberlo dado todo y tras haber firmado una de las mejores faena de la temporada y no haberla podido rematar con el descabello.

De cualquier manera el escaparate de la televisión dejó a las claras el potencial de un torero a caballo que va camino de marcar una época y que es un digno sucesor de continuar con la leyenda que hace ya casi treinta años comenzó su padre con esta Aste Nagusia bilbaína.