Actuaciones

Post

DISTINTA HISTORIA

Regresaba Pablo Hermoso de Mendoza a la ciudad de Antequera tras casi diez años de ausencia. Regresaba y lo hacía junto a su hijo, Guillermo, en la que suponía la presentación del joven rejoneador en la plaza antequerana, precisamente una semana después de su triunfo en la capital Málaga.

Guillermo hizo su presentación de forma arrolladora, ante un toro, también complicado, pero que por lo menos tuvo un tercio de calidad para que el torero disfrutase y lo demás fue labor de ponerlo todo y de estar muy certero. De salida fue donde el toro tuvo son y MARTINCHO lo toreó y sobre todo le recetó dos rejones de castigo marca de la casa. Llegando desde lejos hasta la misma cara del toro y haciendo un pequeño quiebro en la cara para colocar los hierros en lo alto. Pura emoción y riesgo en los embroques. A partir de aquí el toro se rajó y se fue a tablas, cosa que sorprendió al propio Guillermo que había aparecido con BERLIN y con el que puso solo una banderilla y se fue por DISPARATE porque el toro estaba aquerenciado en tablas y con muy poca movilidad. Con DISPARATE, Guillermo tuvo que echar una y otra vez el caballo encima del toro para arrancarlo de sus querencias y poderle colocar las banderillas. El caballo tiró de experiencia y lució en los embroques poniendo todo lo que el toro no tenía o no quería poner. Remató su labor con un CORSARIO pletórico en banderillas cortas e incluso en un par a dos manos, donde reunió de forma perfecta, dejando al toro en el mismo estribo de su jinete para las suertes. Igual sucedería con el rejón de muerte, donde Guillermo lo enterró hasta la misma bola, haciendo al toro rodar de forma instantánea y conseguir que los tendidos se llenasen de pañuelos para así cortar las dos primeras orejas de la tarde.

Y para cerrar la tarde de negatividad toricida, el sexto también resultó un marmolillo y nuevamente Guillermo, con una cuadra más experimentada volvió a dar una lección de casta y de conocimiento de los terrenos para arrancar otras dos orejas y cerrar una presentación triunfal en Antequera. Una faena que cimentó en caballos estrella y que comenzó con JIBARO colocando los rejones de castigo. Como pasó con otros toros, el tercio inicial fue un espejismo y fue cuando llegaron a banderillas donde se pararon con estrépito. La salida a ECUADOR resultó testimonial porque el toro tenía dos cualidades que no benefician al caballo de quiebros. Esperaba mucho y se ponía por delante. Colocó una banderilla tras dos intentos y Guillermo lo cambió por BERLIN. Este sí mostró su poderío con las banderillas, llegando muy cerca del toro para dejar los palos y saliendo torero, eso sí, sin hermosinas, ni galopes de costado ni ninguno de los recursos que nos tiene acostumbrados. Quien sí lució más fue ILUSION con el toreo en redondo, frontal y llegando mucho a la cara del astado hasta obligarle a embestir y dar emoción y luz a cada una de las reuniones. Fueron los mejores momentos de esta lidia los que acabaron por meter a la gente en la faena. Continuó la tarde con la emoción que ponía CORSARIO en la rueda de cortas, dejando una tras otra ante un toro que apenas daba un paso, todo lo hacia el jinete para descolgarse sobre un lomo donde dejaría dos rosas más y donde de nuevo volvería a estar certerísimo con el rejón de muerte, que hizo su efecto sin puntilla y representó para el de Estella su pleno orejil e incluso hubo petición de rabo.