Actuaciones

Post

SIGUEN LOS TRIUNFOS

Primera corrida de la Feria de Hogueras con una buena entrada en los tendidos azotados por esa inhumana ola de calor que azota toda la piel de toro y que volvió a vivir una nueva tarde de triunfo para el joven de los Hermoso de Mendoza. Un triunfo que como si se tratase de una carrera de coches, se fraguó en boxes que es lo que habitualmente simulan ser los corrales por la mañana.

Guillermo enfrentó a un primer toro áspero y que no dio mucho juego. El joven centauro lo castigó montando a JIBARO con el que colocó dos rejones de castigo. En banderillas montando a EXTRAÑO dejó dos buenas banderillas marcando muy bien los tiempos. Cerró tercio con ILUSION con el que no pudo brillar como acostumbra porque el toro medía mucho y esperaba al caballo en sus terrenos para atacar y cazar al final. El cierre fue montando a JUSTICIERO y dejando tres cortas, sin continuidad porque el toro se cerraba en tablas y dejando dos rejones de muerte y dos descabellos.

Como hemos dicho al principio de esta nota, los boxes marcaron que ese primer toro como no gustaba al rejoneador navarro y teniendo en cuenta que en Alicante no estaban ni ALQUIMISTA, ni BERLIN, ni CORSARIO, ni ESENCIAL……la apuesta principal de la tarde era el sexto. No se equivocó y su primero no fue un toro fácil para el triunfo y así ya quedaban para el sexto, los pesos pesados DISPARATE y ECUADOR, apoyados en MARTINCHO y JUSTICIERO, eficaces y brillantes en sus tercios. Aunque a decir verdad calificar de eficaz y brillante a MARTINCHO, es ser totalmente injusto con un caballo que posiblemente sea el que más pureza imprime al primer tercio. Tanto los amagos, como a la hora de clavar, MARTINCHO se fue siempre de frente al toro, con la dificultad que eso imprime a los primeros contactos con el toro. Marcó perfecto lo tiempos con un rejón de castigo y realizó doblones milimétricos en la cara del toro. Una labor que dejó al toro medido para un DISPARATE en estado de gracia, enorme en el toreo de costado y en las medidas hermosinas, pero sobre todo preciso en las dos banderillas que dejó metiéndose al toro en los mismos pechos. El toro venía de largo y con alegría y ECUADOR lo pudo disfrutar, dejándoselo llegar y realizando quiebros en la misma cara que pusieron el tendido como un auténtico hervidero. La faena iba alcanzando niveles habituales en Guillermo y se cerró de forma perfecta con dos rosas al estribo, un par a dos manos muy bien ejecutado y un rejón de muerte de efecto fulminante, todo ello con JUSTICIERO, para obtener las dos orejas necesarias y abrir una nueva puerta grande en esta triunfal temporada.