Actuaciones

Post

RABO CERRANDO MES

Mañana con mucha agua en la localidad de Bayona que hacia presagiar una más que probable suspensión y que afortunadamente se fue cambiando por una tarde encapotada. Volvió a llover durante el paseíllo, a pesar de lo cual, el festejo fue para adelante y a partir del primer toro, ya la lluvia desapareció.

Una Plaza la de Bayona, castigada como no por el COVID y sus normativas, y que a la vez siempre ha sido una plaza muy fiel a los espectáculos de toreo a caballo y que en esta ocasión no fue menos, prácticamente cumpliéndose el aforo permitido de cuatro mil personas y todo ello como decimos a pesar de lo desapacible del clima.

Guillermo comenzó muy bien parando al tercero de la tarde sobre ALQUIMISTA con el que templó las bruscas primeras embestidas y con el que consiguió desde el inicio meterse al público en el bolsillo por su toreo en redondo y por sus doblones. No tuvo suerte, porque tras el segundo rejón de castigo, el toro dio una tremenda voltereta y a resultas de la misma se rompió el pitón derecho. Hubo que sustituirlo y el sobrero era un cinqueño de muchos kilos que ya en e enchiqueramiento dejó señas e sus intenciones y que al salir al ruedo las cumplió con creces.

No se amilanó Guillermo y estuvo en todo momento valiente y profesional llegando siempre a los terrenos del zambombo para dejar los rejones de castigo sobre ALQUIMISTA y tratar de hacerlo galopar con la bandera, cosa que consiguió en algunas ocasiones. El toro seguía muy agarrado al embarrado suelo y sobre DISPARATE se hizo el dueño del ruedo. Llegó a los terrenos del toro y salió toreando perfectamente, siempre encorvado y dominando la situación y sobre todo imponiéndose a todas las dificultades del astado. Intentó encelarlo de costado, y lo consiguió pero en tramos muy cortos porque el toro se desengañaba. Con esta materia primara, Guillermo tiró de toreo frontal. Cerró con una rueda de cortas montando a CORSARIO ante un toro muy parado y que no ayudaba nada y además se permitió el lujo de poner un par a dos manos reunido en lo alto. Faena de mucho peso por su dificultad y que fue una perfecta carta de presentación de Guillermo en Bayona y que no pudo ser rematada al primer intento, aunque la gente lo reconoció pidiendo para el joven de Estella una oreja, que le fue concedida.

En el último de la tarde, ya metida la noche, Guillermo armó una autentica tremolina al cortar dos orejas y un rabo después de una faena en la que tuvo que cambiar la brillantez y el espectáculo por la técnica, ya que el toro volvió a ser otro cinqueño con muchas complicaciones y poca colaboración. Un toro desentendido al que pronto se fue cruzando en su camino JIBARO hasta que lo metió en la muleta de su cola. No tuvo más remedio que embestir y encelarse y JIBARO lo aguantó para que no se desentendiera. Fue un toque de atención por parte de Guillermo, que a pesar que el toro se lo pusiera difícil, el jinete no se iba a entregar al su juego. Repitió a DISPARATE para tratar de hacer espectáculo con galopes de costado y hermosinas y aunque el toro no tuvo continuidad, sí que consiguió por momentos alguna vistosidad aunque siempre con la poca continuidad que marcó el astado. INDICO cerró el tercio con dos banderillas atacando a un toro parado, ya muy rajado y donde el caballo se apoderó del escenario y de la situación y conectó con el tendido con piruetas a la salida. Cierre con ESENCIAL marcando dos rosas clavadas en lo alto y daño el pecho y como colofón un par a os manos perfectamente reunido. Atacó con el rejón de muerte, pasando espacio y viendo el sitio para dejar un rejonazo en lo alto y hacer doblar al toro para que el tendido se le entregara pidiendo los máximos trofeos y consiguiendo pasearlos al final de su actuación.