Actuaciones

Post

EL TRIUNFO DE LA TARDE

Cierre de la feria almeriense de la Virgen de la Salud con la corrida de rejones protagonizada por los Hermoso de Mendoza y la francesa Lea Vicens y con el joven Guillermo a hombros en solitario por la Puerta Grande.

Al palco que injustamente le negó trofeos a Pablo en su primera lidia También le costó dar la oreja, la primera de la tarde, en el primero de Guillermo, pero aquí la presión popular fue más fuerte y no pudo guardársela. También pinchó una faena de puerta grande Guillermo montando a PIRATA, pero antes había dejado la impronta de su toreo con un par a dos manos en el tercio y con una ración de cortas, sin ventajas y muy bien reunidas. El tercio de banderillas comenzó con sorpresa y es que ARSENIO salió en primer lugar, mostrándose más cómodo con el toro más entero y sobre todo luciendo mucho más las piruetas a la salida de la suerte. Eso permitió además dar entrada a un caballo como INDICO que finalizo el tercio de banderilla largas de forma descarada y toreando con el pecho, dando siempre la cara y mostrando ese valor juvenil que lo hace diferente a todos. Otro caballo, todo valor y expresividad abrió la lidia. BARRANAS volvió a dejar una de las imágenes de la tarde con el rejón de castigo que colocó, arqueándose en la cara del toro y mostrando una expresión espectacular. Todo ello se premió con una oreja después de un pinchazo.

El sexto fue el peor toro de la corrida y sin embargo fue el del triunfo de Guillermo Hermoso de Mendoza tras una faena en la que le echó mucha raza y mucha entrega para arrancarle dos orejas que las vendió muy caras. Reservón y huidizo el toro no hacía de salida por MANIZALES y Guillermo la tuvo que echar muy encima para conseguir encelarlo. Después del primer rejón de castigo el astado cambió algo su actitud y comenzó a galopar tras la yegua pero siempre a arreones cortitos. No cambiaron las tornas con DISPARATE que tirando de técnica más que de lucimiento consiguió lucir en banderillas, sin apenas poder templar a un toro que no quería galopes largos. Lo mejor y más vibrante llegaría con DONATELLI que calentó el tendido con la forma de preparar las suertes y sobre todo con la forma de afrontarlas, llegando muy encima del astado, dejándose llegar los pitones hasta el mismo pecho y saliendo toreando con piruetas. Consiguió levantar la ya entrada noche y meter a un público en el capazo de su juventud y ya nos los dejó escapar con la fuerza de las cortas montando a ALABAMA. Alargó con dos rosas ante el delirio de un tendido que vio como Guillermo acertaba con el primer rejón de muerte y hacia rodar a este sexto de la tarde sin puntilla. Locura de pañuelos y la presidencia que tuvo que entregar las dos orejas a pesar que se resistió y mucho para la segunda, pero la presión popular en este caso pudo más.