Actuaciones

Post

FAENÓN SIN REMATAR

El primer novillo de Guillermo tampoco resultó sencillo en su lidia. Se entregó de salida con NAPOLEON, al realizar este una lidia rotunda, muy en corto, girando con espectaculares doblones donde el astado no le quedaba otra que embestir. Momentos de mucha transmisión rematados con un rejon de castigo de poder a poder donde toda la ventaja era para el astado. Cuarteo fenomenal NAPOLEON y salió toreando de la suerte. Inició el tercio de banderillas montando a EXTRAÑO y continuó con un toreo muy de verdad, muy frontal y colocando las banderillas sin ventajas y con mucha verdad. El toro no era sencillo de templar, porque embestía muy brusco, pero con EXTRAÑO consiguió momentos muy estéticos y de gran transmisión. Luego sería AGORA quien volvería a destacar en la lidia frontal, en dos banderillas llegando muy cerca del novillo y saliendo toreando de las mimas. La lidia continuó a buen nivel con PIRATA con quien colocó dos rosas en lo alto del morrillo, llegando a los terrenos del astado. Pinchó al primer intento y dejó un rejonazo en todo lo alto y de efectos instantáneos cerrando una faena que merecía en su conjunto,  por lo menos la petición que no hubo.

Lo mejor de la tarde vendría en el sexto novillo al que Guillermo cuajó casi al completo y decimos casi porque solo el tercio final emborronó y cerró la puerta grande. Una faena de kilates que comenzó BARRABAS templado en la forma de parar al novillos en los medios y llevarlo toreado con al bandera, pero sobre todo enfrentando el único rejón de castigo que colocó, toreando en toda la expresión de la reunión. Fue DISPARATE una vez más quien levantó los tendidos con cada una de sus acciones. Guillermo y el castaño muy compenetrados, torearon e hicieron las delicias de un público totalmente entregado al navarro y que disfrutaba de los galopes de costado, de las banderillas dejándose ver, atacando en corto y en largo y sobre todo de esa hermosina que ya es una seña de identidad. Cuando parecía que todo estaba visto, DISPARATE remató las suertes finales con piruetas en la cara, sorprendiendo y prendiendo a un tendido metido al completo en la faena. Cambió de cabalgadura y salió montando a ICARO, a quien le costó trabajo colocar al toro en el terreno adecuado, pero cuando lo hizo se dedicó a dibujar lienzos de arte en cada reunión, figuras de bronce parecían toro y caballo en cada embroque. Arte puro. La faena era de triunfo y de puerta  grande y así continuó con las dos primeras banderillas cortas, toreando PIRATA con el pecho en cada acción y con el teléfono posterior con Guillermo literalmente tumbado encima del testuz. Fue a partir de aquí cuando todo comenzó a torcerse y Guillermo agarró un par a dos manos que al colocarlo cayó al suelo. Agarró un segundo y a pesar de la buena reunión, una banderilla volvió a ir a la arena y ya con el rejón de muerte y descabello todo se torció de aquella manera. El público que había vibrado con la faena del joven Guillermo seguía con él y a pesar de los pinchazos, continuaba ovacionándolo y dándole ánimos. Al final lo sacó al tercio a saludar una gran ovación y el centauro salió cariacontecido, porque el triunfo era muy importante, y aunque no lo obtuvo, lo cierto es que con esta actuación se ha ganado el corazón de Bilbao.